La importancia de llamarse Albayda

El pasado domingo día 7 de octubre, el diario local Ideal publicó en sus primeras páginas un listado de aquellas prioridades que los barrios granadinos habían remitido a sus Juntas de Distrito en el mes de julio, para que pudiesen ser incluidas en los presupuestos del año siguiente.

Aunque mayoritariamente relacionadas con el área de urbanismo, entre las 120 peticiones que los representantes vecinales enviaron al consistorio había desde solicitudes de mejora del asfaltado, acerados y alumbrado; hasta centros de salud, centros de día para mayores, parques infantiles y jardines. Cuestiones, que pueden parecer triviales, pero que son en sí mismas de una importancia capital para contribuir a mejorar la calidad de vida de los barrios.

Este artículo incluía también una pequeña tabla resumen que recopilaba las peticiones que los distintos representantes vecinales habían transmitido al Ayuntamiento. Entre ellas, por primera vez, estaban incluidas las del barrio de Albayda, que bajo el epígrafe del distrito norte apostillaban lo siguiente: "Vallado, limpieza, mantenimiento de los solares municipales; que Juventudes Musicales pase de cuatro carriles a dos para evitar accidentes".

Una mención, aparentemente sin importancia, pero esencial para los intereses de nuestro vecindario. Pues, si lo leemos entre líneas, permite responder a todos aquellos que en alguna ocasión nos han planteado cierta indiferencia en llamarse o no Albayda.

Y es que la tabla publicada el pasado domingo en Ideal pone de manifiesto, cuales son los barrios de Granada cuyos representantes estuvieron dispuestos a dedicar una calurosa tarde del mes de julio a transmitir a los tenientes de alcalde de sus distritos aquellas peticiones que les habían encomendado sus vecinos/as. Las cuales no son desde luego única y exclusivamente las polémicas fiestas de barrio; sino el asfaltado de calles, la limpieza de las aceras, el cuidado de los jardines, el trazado de los autobuses, la construcción de colegios y centros de salud, etc. Juzguen ustedes mismos. ¿Acaso no existen necesidades en los barrios que representan?

Ahora quizás algunos comprendan que llamarse Albayda no es una cuestión baladí, sino que es disponer y hacer uso de nuestra propia identidad como barrio de Granada. Ser Albayda es otorgar a nuestros vecinos/as la oportunidad de representarse ellos mismos en la defensa de sus necesidades. Ser Albayda es evitar que seamos considerados ampliación de otra barriada. Ser Albayda es construir nuestra propia historia en la ciudad. Ser Albayda es dedicar esfuerzos a lo que verdaderamente es necesario, aunque sea en una calurosa tarde de verano. Seamos Albayda...


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS